Archivos de la categoría ‘sostenibilidad’

Todmorden, el pueblo inglés auto-suficente alimentariamente

Enviado por Eduardo Jerez el 12/12/2009 a las 02:48 PM

Innovadora iniciativa en Gran Bretaña:
En la ciudad de Todmorden creen tener la fórmula para salvar el planeta

En dos años, la localidad ha cambiado radicalmente la manera cómo produce sus alimentos y la forma en que sus residentes se preocupan del medio ambiente. Para 2018 esperan que la ciudad sea totalmente autosuficiente.  

Todmorden es una pequeña ciudad de Inglaterra, pero sus residentes afirman que descubrieron el secreto que podría salvar el planeta. Tanto así, que algunos de sus representantes viajaron a Copenhague para debatir junto a los líderes mundiales la manera de lograrlo.

En menos de dos años esta ciudad ha cambiado radicalmente la manera en que produce sus alimentos y la forma en que sus residentes se preocupan del medio ambiente. Basta revisar algunas estadísticas: el número de personas que hoy cultivan sus propias verduras aumentó en un tercio, siete de cada diez personas compran regularmente alimentos producidos en la ciudad y los habitantes que crían pollos se multiplicaron 15 veces.

Giro radical

La iniciativa se llama “Incredible Edible Todmorden” (traducible por “Increíble Comestible Todmorden” o “Alimentos Increíbles Todmorden”) y su objetivo es que cada vez más personas produzcan sus propios comestibles, como frutas, verduras e incluso carnes.

El mercado local está lleno de vegetales y carnes locales. Igual que los almuerzos que se sirven en las ocho escuelas de la ciudad.

“Esto es un giro radical”, dice al diario The Independent Pam Warhurst, una de las personas que idearon este proyecto, involucrando a sus amigos y vecinos.

“Nuestro objetivo es lograr que nuestra ciudad sea totalmente autosuficiente en la producción de alimentos para 2018. Y si podemos seguir al mismo ritmo, como lo hemos hecho los últimos 18 meses, lo vamos a lograr”, asegura.

Es más, los líderes de esta iniciativa ahora están exportando su idea. Hace dos semanas Todmorden organizó una conferencia sobre cómo generar proyectos parecidos a “Alimentos Increíbles Todmorden” en otros lugares, y asistieron más de 200 personas de toda Gran Bretaña.

Y en otras ciudades ya se dictan cursos en que los participantes aprendan a producir su comida, y también cómo hacer conservas o mermeladas.

Nick Green es otro de los promotores originales de este proyecto. Dice que eligió un consultorio en desuso para sembrar sus productos porque estaba en el centro y atraería la atención.

“Queríamos que todos vieran lo que hacíamos, para que pudieran preguntar y participar”, dijo al diario británico. “El viejo consultorio tiene mucho terreno en el frente, así que era ideal. Yo no pedí permiso a nadie; simplemente fui con mi pala y mis semillas y planté coliflores”.

Incredible Edible Todmorden comenzó financiado por los propios habitantes, pero lograron mucho con poco dinero. Incluso ganaron el premio al “Proyecto comunitario más inspirador”, obteniendo mil libras (US$1.625).

Lynne Midwinter, otra de las impulsoras de la “iniciativa verde”, logró que los puestos del mercado local publicitaran los productos locales en pizarras.“Ahora puedes ver la mayoría de los locales anunciando la carne de vacuno local, el cordero, cerdo, pan, verduras y el queso”.


Comida sana

También están plantando manzanos, perales y ciruelos en el nuevo consultorio. “Vamos a animar a la gente a recoger sus frutas cuando pasen a ver al médico. Tal vez plantar ahí los árboles ayude a que la gente haga la conexión entre comida sana y ser saludable”, dice Warhurst.

Esta Navidad, desde el pavo hasta las verduras serán 100% de Todmorden.

Pam Warhurst lo resume con satisfacción: “Este proyecto involucra a todos en la ciudad. Honestamente creo que es un plan para cada barrio, porque lo que hacemos aquí puede ser fácilmente imitado en cualquier lugar. Se trata de involucrar a las personas y darles espacio para montar sus propias ideas”.

____________

70%

de la población de Todmorden compra frutas, verduras y carnes producidas por los propios habitantes de esta ciudad inglesa.

 Exportando el modelo

“Soy maestra de escuela primaria en una ciudad vecina, Littleborough, y tengo un increíble proyecto de cultivo de alimentos con mis alumnos”, dice Helena Cook. “Lo mejor es que entusiasma a los padres, y sé que algunos de ellos ya han comenzado a cultivar sus propias hortalizas en casa. Todos los que están involucrados en el proyecto Todmorden están comprometidos a exportar esta iniciativa a otros barrios”.

Vía | diario.elmercurio.com – www.treehugger.com
Fotografía | www.incredible-edible-todmorden.co.uk

en.wikipedia.org

Anuncios

http://www.ivoox.com/somos-lo-comemos-miguel-celades_md_575480_1.mp3″ <a href=”http://www.ivoox.com/somos-lo-comemos-miguel-celades-audios-mp3_rf_575480_1.html&#8221; title=”Somos lo que comemos – Miguel Celades – “Tiempo para la Verdad” en Radio Kanal Barcelona, 106.9 FM”>Ir a descargar</a>

Somos lo que comemos – Miguel Celades – “Tiempo para la Verdad”
en Radio Kanal Barcelona, 106.9 FM

 

More
See allShow me

La Caja de Pandora’s videos

94. ENERGÍAS LIBRES, RKB radio ” Tiempo para la Verdad ”

1 month ago
lacajadepandora.org // cajapandora1@gmail.comENERGÍAS LIBRES

Grabación de video del programa ” Tiempo para la verdad ” en Radio Kanal Barcelona, conducido por Miguel Celades.
Viernes 25 de Marzo de 2011
106.9 fm

Invitados:

JOSÉ LUÍS TEJERO, Electrónico Industrial
PABLO AGUSTÍN ARPA, Periodista, Economista
PAU CURRIUS, Ingeniero Eléctrico

En este programa se habló de las Energías libres de la mano de especialistas y estudiosos. Además de hablar de los diferentes tipos de Energía Libre también se hizo un repaso histórico de los inventores y pioneros de dichas energías, analizando sus vidas y en muchos casos sus enigmáticas y trágicas muertes.

” La mayor parte de la comunidad científica desecha la idea de máquinas de”energía libre” o “sobreunitarias” debido a que dicen que el comportamiento de tales máquinas viola la “Segunda Ley de la Termodinámica”. El propósito de este artículo es encarar de frente este asunto desde un punto de vista científico alternativo. Muchos ingenieros e inventores, trabajando en el campo de la energía alternativa, todavía erróneamente creen que las “Leyes de la Termodinámica” son universalmente ciertas.
Para ellos, una máquina de “energía libre” puede solo ser un astuto desliz científico en el que la máquina se convierte en “forajida”,rompiendo algunas de las leyes fundamentales del universo. Para que haya progreso en este campo, las limitaciones y errores inherentes a las “Leyesde la Termodinámica” deben ser expuestas.
Unicamente entonces la gente sedará cuenta que la experimentación científica es la única herramienta confiablepara revelar el comportamiento de la realidad física. ”
Dr. Peter A. Lindemann

ENERGÍA LIBRE:
Energía obtenida a través de fenómenos físicos que no requieren ningún tipo de combustible, es decir, de generadores que suministran energía sin necesidad de ser alimentados. Esta definición interfiere totalmente con la física actual, sin embargo los estudios, experimentación y desarrollo de un gran número de motores muestran que es una realidad y que por tanto la física actual debe ser revisada.

radiokanalbarcelona.com
energiaslibres.wordpress.com

lacajadepandora.org
luispalacios-reporterosciudadanos.blogspot.com/​

 

 

ENERGÍAS LIBRES

Grabación de video del programa ” Tiempo para la verdad ” en Radio Kanal Barcelona, conducido por Miguel Celades.
Viernes 25 de Marzo de 2011
106.9 fm

Invitados:

JOSÉ LUÍS TEJERO, Electrónico Industrial
PABLO AGUSTÍN ARPA, Periodista, Economista
PAU CURRIUS, Ingeniero Eléctrico

En este programa se habló de las Energías libres de la mano de especialistas y estudiosos. Además de hablar de los diferentes tipos de Energía Libre también se hizo un repaso histórico de los inventores y pioneros de dichas energías, analizando sus vidas y en muchos casos sus enigmáticas y trágicas muertes.

” La mayor parte de la comunidad científica desecha la idea de máquinas de”energía libre” o “sobreunitarias” debido a que dicen que el comportamiento de tales máquinas viola la “Segunda Ley de la Termodinámica”. El propósito de este artículo es encarar de frente este asunto desde un punto de vista científico alternativo. Muchos ingenieros e inventores, trabajando en el campo de la energía alternativa, todavía erróneamente creen que las “Leyes de la Termodinámica” son universalmente ciertas.
Para ellos, una máquina de “energía libre” puede solo ser un astuto desliz científico en el que la máquina se convierte en “forajida”,rompiendo algunas de las leyes fundamentales del universo. Para que haya progreso en este campo, las limitaciones y errores inherentes a las “Leyesde la Termodinámica” deben ser expuestas.
Unicamente entonces la gente sedará cuenta que la experimentación científica es la única herramienta confiablepara revelar el comportamiento de la realidad física. ”
Dr. Peter A. Lindemann

ENERGÍA LIBRE:
Energía obtenida a través de fenómenos físicos que no requieren ningún tipo de combustible, es decir, de generadores que suministran energía sin necesidad de ser alimentados. Esta definición interfiere totalmente con la física actual, sin embargo los estudios, experimentación y desarrollo de un gran número de motores muestran que es una realidad y que por tanto la física actual debe ser revisada.

radiokanalbarcelona.com
energiaslibres.wordpress.com

lacajadepandora.org
luispalacios-reporterosciudadanos.blogspot.com/​

Las Energías Libres solo podrán nacer desde el pueblo o como podemos liberarnos del yugo del petróleo.

 

Las Energías Libres solo podrán nacer desde el pueblo o como podemos liberarnos del yugo del petróleo

Mañana a las 5 de la tarde en el espacio de conferencias de la Acampada de Plaza Catalunya:

Conferencia sobre: “Las Energías Libres solo podrán nacer desde el pueblo o como podemos liberarnos del yugo del petróleo”

Por: Miguel Celades Rex, promotor de los motores de aire comprimido y de otras energías censuradas.

Esta vez quizá si sea posible. Desde luego las energías libres no nos las van a facilitar los políticos ni los grandes lobbies. Todo lo que sea gratis no es interesante para ellos y por tanto no debe conocerse. Si las energías libres no son promovidas por la base nunca vamos a poder disfrutarlas. Y quizá un contexto como el de las Acampadas sea finalmente el lugar mas propicio para poder poner en el mundo de una vez por todas las tecnologías que siempre han sido censuradas.

Aqui ponemos el último programa de radio que hemos realizado sobre las Energías Libres:

Grabación de video del programa ” Tiempo para la verdad ” en Radio Kanal Barcelona, conducido por Miguel Celades.
Viernes 25 de Marzo de 2011
106.9 fm

Invitados:

JOSÉ LUÍS TEJERO, Electrónico Industrial
PABLO AGUSTÍN ARPA, Periodista, Economista
PAU CURRIUS, Ingeniero Eléctrico

En este programa se habló de las Energías libres de la mano de especialistas y estudiosos. Además de hablar de los diferentes tipos de Energía Libre también se hizo un repaso histórico de los inventores y pioneros de dichas energías, analizando sus vidas y en muchos casos sus enigmáticas y trágicas muertes.

Planeta Libre

Titulo Original: La belle verte
Cine – 13/02/2009 –
Autor: Coline Serreau –
Duración: 01:32:25 –
Idioma: Español (ESP) –
Subtitulos: Sin Subtitulos –
Fuente: video.google.es
Planeta Libre

En un lejano planeta discurre el año 6000.

Sus habitantes son seres muy avanzados, que viven aproximadamente unos 250 años, han prescindido de los objetos materiales y se comunican telepáticamente.

En la reunión anual en la que afectan a la comunidad siempre surge la misma pregunta: ¿alguien quiere ir a la Tierra? Nadie se atreve a hacer el viaje a este peligroso y primitivo planeta, hasta que Mila, la hija del último hombre que estuvo allí, se presta como voluntaria. ¿Aquí empezará la mayor aventura de su vida?

Moisés Rubio Rosendo – La Palabra Inquieta
La caída del muro de Berlín fue el hito que simbolizó el derrumbe del régimen comunista soviético y el fin de la guerra fría, además del punto de partida de la hegemonía del capitalismo. Pero también marcó la quiebra ideológica de la izquierda internacional, que perdía en algunos casos un referente sociopolítico y en otros un contrapeso ideológico al neoliberalismo.
Sin otro sistema de pensamiento y organización social que lo confrontara, el capitalismo globalizó y profundizó sus prácticas mientras que la izquierda, aun capaz de reconocer y alertar sobre sus efectos, no estaba en disposición de ofrecer una alternativa real.
Porque cuestionar los fundamentos del capitalismo exigía replantear la crítica tradicional de la izquierda y reconocer la posibilidad de que fueran las propias reglas de juego en la partida capitalismo-socialismo las que contenían fundamentos erróneos: lo que ahora está en entredicho es el sistema ideológico que fundamentó ambas corrientes, en particular sus posiciones productivistas, antropocéntricas y androcéntricas. Y ello sin obviar que en la misma época también se fraguaron, por ejemplo, el igualitarismo y la “emancipación de dios”.
Decrecimiento.
Y precisamente estas circunstancias permitieron que, de entre los desmanes capitalistas y las grietas de la izquierda, fueran tomando fuerza algunas tendencias e iniciativas que antes habían permanecido silenciadas por el fuerte carácter dicotómico del debate ideológico, sociopolítico y económico.
Entre ellas, el decrecimiento es una corriente de pensamiento que cuestiona abiertamente la posibilidad práctica y la idoneidad teórica del crecimiento ilimitado que propugna el sistema capitalista: pone de manifiesto que es errónea la consideración de que un planeta de recursos finitos pueda proveernos indefinidamente de recursos materiales y energéticos; y recuerda que el desarrollo económico de los países enriquecidos ha sido posible sólo mediante la explotación del resto de pueblos y territorios del globo y la expoliación de la naturaleza.
Pero más allá de esta perspectiva estrictamente economicista, es importante señalar que el decrecimiento ha sido capaz de aglutinar a otras corrientes teóricas con las que confluye al cuestionar el crecimiento por el crecimiento, especialmente el ecologismo social, el ecofeminismo y el municipalismo libertario.
Por otro lado, el movimiento por el decrecimiento constituye un magma social que se consolida en torno a una crítica radical a los fundamentos de la modernidad y, con ella, sus dos grandes corrientes socioeconómicas: el capitalismo y el socialismo.
Un movimiento que cuestiona al Mercado como instrumento de autorregulación de las relaciones socioeconómicas y con el ecosistema, al Estado como instrumento de organización y garantía del orden social, a la razón y el conocimiento científico como fuentes inequívocas del conocimiento y a las tradiciones antropocéntrica y androcéntrica como ejes del sistema de valores.
Se trata también de un movimiento que, lejos de acomodarse en el debate dialéctico, está constituido por una red de personas y grupos comprometidos en iniciativas coherentes con los principios teóricos de los que parten: además de pretender ser inclusivas e igualitarias, apuestan por la sostenibilidad, la reciprocidad, la autogestión y la relocalización de la economía.
El contexto.
Como ya se ha dicho, lejos de ser una idea novedosa, en el decrecimiento confluyen algunas de las corrientes del ecologismo, el feminismo y el anarquismo. No obstante, el momento histórico en el que se da dicha confluencia no es casual, sino que coincide con la pérdida de sentido del paradigma promovido por la ilustración, la revolución industrial y el capitalismo.
De un lado, ya sea porque el neoliberalismo y la globalización han superado las propuestas del capitalismo moderno, ya porque se cuestiona abiertamente la idoneidad de su modelo, la modernidad como sistema de pensamiento está tocando a su fin.
Por otra parte, el desarrollo sociopolítico del capitalismo ha desembocado en una crisis económico-financiera en la que están involucrados factores culturales, políticos, sociales y ecológicos que ponen de relieve la profundización en una auténtica crisis sistémica.
Por último, el “fin de la energía barata”, asociado al techo de producción de petróleo alcanzado en la década pasada, deja entrever la crisis energética a la que está abocado un sistema de producción y distribución, el capitalista, que sólo ha sido posible por el bajo coste de los combustibles fósiles.
Estas tres circunstancias -el cuestionamiento del sistema de pensamiento y las crisis sistémica y energética- han facilitando que se abran nuevos espacios de reflexión y experimentación en los que se están poniendo en valor ideas y prácticas novedosas o que en otro momento fueron marginadas, y que pueden convertirse en trazados interparadigmáticos: puentes desde la modernidad hacia otro(s) nuevo(s) paradigma(s).
Las prácticas decrecentistas.
Según se ha expuesto, el decrecimiento como corriente de pensamiento “aglutina” en torno a la confrontación teórica de los principios de la modernidad. Sin embargo, en la “puesta en escena” del movimiento por el decrecimiento, lejos de cualquier univocidad, coexisten una amplia diversidad de iniciativas diferenciadas entre sí con arreglo a las características propias de cada sistema sociocultural y el ecosistema en el que se encuadran.
Y es que es importante considerar que cualquier apuesta por la autogestión en la organización social y la relocalización de la economía, invalida la posibilidad de un modelo de pensamiento y acción hegemónico: cada grupo “local” hará un análisis propio de su situación de partida y tomará las medidas más adecuadas para transformar su propia realidad.
En Europa, por ejemplo, el movimiento de transición está aglutinando muchas iniciativas locales encaminadas a reconstruir las relaciones interpersonales y con el medio ambiente con el fin de generar un modo de vida sostenible, aumentar su propia resiliencia y desarrollar mejor su capacidad de adaptación: tratamiento de residuos, reparación y reciclaje de objetos rotos o estropeados, redes de trueque, monedas locales, bancos de tiempo y banca ética son algunas iniciativas concretas. Otras son la priorización del transporte público y la bicicleta, los huertos comunitarios y la recuperación de la calle como espacio de encuentro y juego.
Y aunque de manera genérica, en los pueblos y territorios empobrecidos carecería de sentido plantear la reducción de los niveles de producción y consumo, no por ello perderían valor el conjunto de propuestas más amplias que caracterizan al movimiento por el decrecimiento: ganar en estrategias inclusivas e igualitarias y apostar por la sostenibilidad, la reciprocidad, la autogestión y la relocalización de la economía.
Además, más allá de las particularidades de cada grupo humano, la constitución en red de las diferentes iniciativas locales permitirá compartir conocimientos, saberes, experiencias y afectos que generarían una importante sinergia y, con ella, una mejor calidad de vida.
Cuestiones candentes.
A quienes defienden el decrecimiento les queda mucho por reflexionar y proponer; sobre todo dado el alcance de la deconstrucción que propone su corriente de pensamiento. No obstante, pueden proponerse al menos dos cuestiones que, hoy por hoy, exigen una especial atención.
En primer lugar, la resistencia cultural a la transformación que propone el decrecimiento y que resalta estándares de calidad de vida asociados a valores sociales y ecológicos, y no a la disposición de bienes, servicios o avances tecnológicos. Y la resistencia cultural a la reconversión del tejido productivo en un modelo socioeconómico basado en los servicios comunitarios y que cuestiona el valor social y personal del empleo poniendo en valor roles infravalorados y tradicionalmente asociados a la mujer.
Por otro lado, es importante el debate entre la acción creativa y la acción reactiva: la primera plantea la creatividad como instrumento transformador, poniendo en alza todo lo relacionado con la capacidad de construir el futuro que se espera y desea; la segunda, la reacción ante quienes generan opresión, convirtiendo toda fuerza individual y colectiva en una contraposición de fuerzas con los poderes dominantes.
En el primero de los casos están en juego la credibilidad del movimiento por el decrecimiento y su capacidad de fortalecerse y trascender; en el segundo, el equilibrio y resultados de su estrategia transformadora.
Críticas más relevantes.
El decrecimiento empieza a ser conocido ahora por el grueso de la sociedad, por lo que, de momento, las instancias de poder se conforman con un escueto “quieren volver a las cavernas” con el que se juega a la ridiculización, el descrédito y la confusión.
No así, en la propia izquierda sí pueden encontrarse dos líneas de confrontación. La primera de ellas lo acusa de pretender una suerte de “decrecimiento en el capitalismo”, “poniéndolo a dieta”; y de maquillar el lenguaje y el análisis de la realidad para sustituir el “estado de bienestar” por el “buen vivir”, sin cuestionar la estructura de clases sociales ni la propiedad privada.
La segunda línea de confrontación plantea las limitaciones del término “decrecimiento” para representar otros aspectos más allá de lo estrictamente económico, y las dificultades para aplicarlo fuera de las fronteras de los grupos humanos enriquecidos. Se propone, por ejemplo, el término más amplio de “acrecimiento”, en el sentido de “falta de fe en el crecimiento”, “ateísmo del crecimiento”.
Respecto a la primera, se trata de una crítica hecha por un sector abiertamente instalado en la confrontación neoliberalismo-socialismo y que no comparte la crítica a la modernidad que ahora se plantea; por lo que difícilmente encontrará puntos de confluencia con el movimiento que lo promueve: se trata de un debate en “idiomas diferentes”.
En cuanto a la segunda, aunque efectivamente la palabra “decrecimiento” tiene un sesgo economicista y no “hace justicia” a la riqueza de la corriente de pensamiento y el movimiento “decrecentistas”, lo cierto es que tiene dos grandes virtudes: por un lado, está demostrando en Europa capacidad de confluencia y convocatoria; por otro, no puede dejar de valorarse el impacto que supone el término “decrecimiento” en el imaginario “crecentista” de las gentes de los pueblos enriquecidos. Y ello sin perjuicio de que colectivos de otras partes del globo, en función de su propia realidad, puedan poner el énfasis en otras ideas de entre las que constituyen el ideario decrecentista.

Pasear entre las estanterías de un supermercado a menudo requiere, además de buena orientación, cierto sentido estratégico. La abrumadora variedad de productos que ofrecen las grandes superficies puede convertir un acto insignificante como comprar una caja de cereales en una pequeña hazaña. Lo vio la cineasta Katherine Bigelow, que en una secuencia de En tierra hostil convierte los pasillos de un supermercado de Estados Unidos en una especie de trinchera emocional para un soldado recién llegado de Irak. Y lo experimentan a diario millones de consumidores, quizás algo perdidos en un mundo y en un mercado difícilmente abarcables.

Disminuir las referencias puede empujar hacia las marcas blancas

“La crisis tiene que cambiar la cultura del consumo”, dicen los especialistas

El consumidor puede elegir hasta 57 variedades en algunos alimentos

“El desenfreno consumista parece haberse evaporado”, según un experto

Una reciente investigación de The Economistresumió este fenómeno con claridad meridiana. “Si puedes tenerlo todo en 57 variedades, elegir se convierte en un duro trabajo”, apuntaba el semanario británico en el artículo La tiranía de elegir. Porque “la variedad de la oferta ha mejorado enormemente la forma de vida en el mundo rico” y “la libre elección es la base sobre la que trabajan y compiten los mercados y que generan crecimiento económico”, pero las consecuencias en los países desarrollados y en el ámbito del consumo familiar no tienen por qué ser necesariamente positivas. Y pueden convertirse en una auténtica tiranía.

Uno de los factores que, según The Economist,influyen en este cambio en el hábito de consumo surge en la cultura anglosajona, a la que se suele atribuir la responsabilidad de este tipo de tendencias, que parece estar redescubriendo la filosofía del “menos es más”, reminiscencia de la filosofía arquitectónica de Ludwig Mies van der Rohe. Cada vez hay más asociaciones, expertos, publicaciones que defienden el valor de la sobriedad en el consumo de lo pequeño. Una tendencia que se ha instalado también en España.

“Coincido con el eslogan de menos es más. Hay que tender a la compra de productos o a la contratación de servicios que nos ofrezcan lo que realmente necesitamos, de ser sobrios en el consumo, de hacerlo de una forma racional y por lo tanto responsable, de tener en cuenta valores -sociales, medioambientales- a la hora de decidirnos por una marca o por otra”, opina María Rodríguez, presidenta de la Confederación de Consumidores y Usuarios (Cecu). Aunque considera que el movimiento en España es “incipiente”, está convencida de que no tiene vuelta atrás. “Tiene todo el camino por delante, cada vez son más los consumidores que se incorporan al mismo”.

Al replanteamiento del “menos es más” ha contribuido la crisis económica, que ha cambiado la mentalidad que muchos consumidores tenían años atrás. Para Carles Feixa, profesor de Antropología Social en la Universidad de Lleida, se trata más bien de una cuestión de modelo cultural: “Si la crisis ha permitido distinguir el grano de la paja, uno de sus mejores efectos puede ser la promoción de un cambio en la cultura de consumo”, apunta. “No para volver a una no consumista de tipo puritano, sino para valorar la calidad y la diferencia real por encima de la diferencia marginal”, reflexiona Feixa.

A pesar de las técnicas publicitarias de las empresas, María Rodríguez recalca que “poco a poco” los consumidores se van concienciando de que tienen que influir en el mercado y en los hábitos de consumo. “Para ello”, asegura, “intentan imponer sus condiciones”. “Es todavía un sector minoritario de la población, pero se va avanzando y además de forma imparable. Será mucho más difícil a partir de ahora que la oferta dicte las normas a la demanda, los consumidores cada vez influirán más”. La presidenta de la Cecu pone en duda que la desbordante oferta de productos suponga realmente un avance para los consumidores: “Puede generar confusión, dicho esto con carácter general. No obstante, para un colectivo pequeño de consumidores que vive solo es una forma de facilitarles el acceso a determinados productos. Es un nicho de mercado importante, pero exclusivamente relacionado con el empaquetado de productos”, opina Rodríguez.

En esta misma línea, Fernando Olivares, profesor de Sociología de la Universidad de Alicante y autor del libro Rebelión de las marcas: el éxito de las marcas del distribuidor y el consumo inteligente, considera que la excesiva oferta de productos puede resultar desmotivante. “Demasiada variedad cansa y no compensa”, ya que “si bien la diversidad es positiva, su exceso es contraproducente” para todos, razona. En cifras -significativas para comerciantes y consumidores- calcula además que “reducir la complejidad y recortar la variedad puede aumentar los ingresos entre un 5% y un 40%, además de recortar los costes entre un 10% y un 35%”.

¿Quiere eso decir que la variedad desmedida afecta de forma negativa a todas las transacciones de compraventa? No necesariamente, por supuesto, aunque parece evidente que la oferta modifica los hábitos del consumo. “Hace que el consumidor confuso y siempre mal informado tome decisiones de compra basadas en elementos que no le informan ni directamente ni profundamente ni realmente sobre el producto. Se trata de conductismo con subversiones de los fines”, argumenta Josep Vives, director de la Cátedra de la Empresa Familiar en la Universidad de Barcelona. Es decir, si el fin es comprar un yogur de fresa (y si el usuario no dispone de más información previa al respecto), acercarse al mostrador de un supermercado puede suponer un vuelco. Porque se encontrará con la práctica totalidad de frutos rojos, yogures desnatados, sin azúcar, bífidus… Un mundo en el que la oferta casi ahoga la demanda.

La presidenta de la Cecu descarta de pleno que haya algo de ventajoso en encontrar tanta variedad de productos: “En teoría, ello supondría más posibilidades de elección, pero en la práctica no es cierto. Al igual que una gran cantidad de información no selectiva puede originar una mayor desinformación, en este caso ocurre lo mismo”.

Ana Palencia, directora de Comunicación de la multinacional Unilever, considera en cambio que las empresas deben responder a todo tipo de demandas. “Por este motivo innovamos y desarrollamos nuevos productos, con perfiles nutricionales, que está exigiendo el consumidor, con un envoltorio más respetuoso por el medio ambiente, con la utilización de materias primas que tengan en cuenta las condiciones de vida de los proveedores y su impacto en el entorno… todo tiene, como denominador común, respetar la voluntad del consumidor”, afirma, antes de aclarar que nadie está obligado a desarrollar nuevos productos y nuevas variedades de los que ya existen: “Se trata de responsabilidad, con nuestros proveedores, con nuestros clientes y nuestros consumidores. Ofrecer mayor variedad para que este escoja lo que considere más adecuado a sus necesidades”.

Olivares, en su libro La rebelión de las marcas…, advierte sin embargo de que los tiempos han cambiado. “El desenfreno consumista parece haberse evaporado. El consumidor se refugia en el precio y está obligado a abaratar su cesta de la compra. El consumidor medio dice adiós a los extra de calcio y de omega 3 en la leche; al olor a vainilla y canela en el papel higiénico, dice adiós a sabores y aromas exóticos en el agua o a las texturas únicas de los productos gourmet, porque simplemente su maltrecha economía no le alcanza para pagarlos”.

“Está claro que la diversificación de los productos ofrece a los consumidores una imagen positiva, pero al final puede también tener un reverso muy oscuro”, añade a este respecto Rubén Sánchez, portavoz de la asociación de consumidores Facua. “Las técnicas de mercadotecnia se centran en la diferenciación de productos supuestamente en beneficio de los usuarios, pero la experiencia muestra que no siempre es así”. ¿Ejemplos? “Un cliente que compra en una tienda con relativamente pocos productos y en principio más caros gastará paradójicamente menos que otro que decida hacer la compra en una gran superficie con muchísimos productos en distintos tamaños y más baratos. A menos variedad suele corresponder mayor ahorro”.

Sánchez recuerda el caso de la multinacional valenciana Mercadona, que en 2008, en plena crisis, decidió retirar de los estantes de sus supermercados cerca de 1.000 referencias, dejando unas 8.000. “Nuestros clientes nos estaban abandonando, su mensaje era que nos habíamos amuermado y debíamos reaccionar. Para ello revisamos todo nuestro surtido, para quitar todo aquello que no estuviesen dispuestos a pagar”, argumentan desde la empresa. Muchos interpretan también esta decisión de la empresa como una forma de presionar al cliente para que adquiera las marcas blancas de la compañía valenciana. Otros grandes hipermercados, como es el caso de Alcampo, que cuenta con una media de 55.000 referencias, prefieren contar con un surtido más amplio: “Creemos en la libertad de elección de nuestros clientes. El espectro a satisfacer es amplio, desde el que busca un producto básico, al que busca uno de gama gourmet, o productos de comercio justo, sin azúcar, ecológicos…”, argumenta un portavoz de la empresa.

Sobre si este cambio en el hábito del consumo se prolongará con la salida de la crisis, surgen varias hipótesis. Varios expertos opinan que hay empresas que piensan que todo volverá a ser como antes de 2008: “Se les ha olvidado que la filosofía del marketing es satisfacer las necesidades de los consumidores, que ahora son más básicas y terrenales, que ahora son comprar más barato”, reflexiona Fernando Olivares. “Los productos adelgazan, se desvisten y sueltan lastre para poder sobrevivir: ¿packaging?: solo el funcional; ¿colorido en el envase?: solo el necesario. El objetivo es ahorrar sin erosionar, lo que añade valor al consumidor”, añade.

Ana Palencia, de la multinacional Unilever, sin embargo, defiende la posibilidad de elegir: “Como fabricantes, tenemos la responsabilidad de ofrecer a los consumidores productos que respondan a sus necesidades. Esto incluye también formatos y variedades de un mismo producto. El consumidor actual está cada vez más informado y es, en consecuencia, más exigente. Valora la calidad, la comodidad y el valor del producto. La combinación de estos tres conceptos significa una multitud de variables y variedades que nos permite ofrecer opciones distintas para que el consumidor pueda escoger lo que adapte mejor a su estilo de vida”.

Entre la diversidad y el exceso

– Patatas fritas, queso, aceite, vinagre… o champú, desodorante, crema hidratante. Independientemente del tipo de producto que se busque, la ingente variedad de lo que un consumidor puede encontrar en una gran superficie o, incluso, en un supermercado, acaba desmotivando al cliente, coinciden la mayoría de los expertos.

– La línea que separa la variedad del exceso es muy fina. La primera, es positiva, contribuye a que el cliente tenga donde elegir. Un exceso de productos es contraproducente.

– La excesiva variedad provoca ansiedad, desasosiego y parálisis.

– Algunas compañías han recortado el número de firmas y productos que ofrecían para evitar un colapso entre sus clientes. El origen se sitúa claramente en la crisis financiera. Si bien en un primer momento, los consumidores norteamericanos pasaron del “más es mejor” al “menos es más”, esta tendencia se extendió también a España. Por ejemplo, Mercadona, en 2008, decidió eliminar un millar de productos.

– Reducir la complejidad y recortar la variedad pueden aumentar los ingresos entre un 5% y un 40%, además de recortar los costes entre un 10% y un 35%.

THE OIL CRASH MOVIE

EN INGLÉS

OIL CRASH MOVIE WEB

Una cita importante para los profesionales de la eficiencia energética

Los servicios energéticos como principal palanca para la eficiencia energética y la política energética.

CONSTRUIBLE.es – 12/04/2011

El I Congreso de Servicios Energéticos se constituye como la primera gran cita del sector en España y punto de arranque de un nuevo mercado.

En España, el mercado de servicios energéticos se está comenzando a gestar como principal movimiento del sector energético y herramienta para implementar la eficiencia energética e introducir energías renovables en la edificación. El Gobierno de España, siguiendo la política y objetivos de la EU, tiene en marcha el Plan de Acción 2008-2012 que incluye un Plan de Activación 2009-2011 en el que la principal medida es el Impulso de las Empresas de Servicios Energéticos (ESEs). Así mismo, se está desarrollando el PNAEE, Plan Nacional de Ahorro y Eficiencia Energética en los edificios de la AGE para la optimización de 330 edificios mediante ESEs que busca un ahorro del 20% en 2016 y un segundo Plan, el 2000ESE, de cara a la optimización energética de 2000 centros de consumo de las administraciones central, autonómicas y locales.

Según datos, las Empresas de Servicios Energéticos (ESEs) tienen previsto invertir o gestionar la inversión de unos 5.000 millones de euros en los dos próximos años y y el PNAE puede llegar a generar unos 100.000 empleos.

Con esta situación, las asociaciones del sector, la Asociación de Empresas de Mantenimiento Integral y Servicios Energéticos, AMI, y la Asociación de Empresas de Servicios Energéticos, ANESE, junto con la Editorial El Instalador, organizan el I CONGRESO DE SERVICIOS ENERGÉTICOS. Garantías de Ahorro, (Madrid, 10 y 11 de mayo, éste último día coincidiendo con la Feria GENERA) que cuenta con la colaboración del Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía, IDAE y la Comunidad de Madrid que pretende ser un foro de reflexión y de exposición de los servicios energéticos.