EEUU: Preparativos de cara a Disturbios y Desórdenes Civiles

Publicado: 12 diciembre, 2011 en CRISIS, economía, guerra, manifestación, orden mundial, política, policía

EEUU: Preparativos de cara a Disturbios y Desórdenes Civiles

La revelación de que la subsidiaria de Halliburton KBR está buscando subcontratistas para personal y equipo de campamentos “de emergencia medioambiental” ubicados en cinco regiones de los Estados Unidos continúa con los preparativos de los últimos tres años para hacer frente a los disturbios en los Estados Unidos, como los que ya se han propagado por toda Europa, Norte de África y Oriente Medio. Como Infowars informó ayer por la noche, un documento enviado por un empleado del gobierno estatal confirma que Kellogg Brown & Root Services están buscando activar los campos construídos para la FEMA y para el Cuerpo de Ingenieros del ejército de los Estados Unidos.

Esto sigue a la aprobación del Senado de la Sección 1031 de la Ley de Autorización de Defensa Nacional que permite que los ciudadanos estadounidenses sean arrebatados de las calles y enviados a campos de detención sin un juicio previo. En 2006, KBR fue contratada por Seguridad Nacional para construir centros de detención diseñados para hacer frente a “una afluencia de emergencia de inmigrantes en los EE.UU.”, o para el rápido desarrollo de “nuevos programas” no especificados que requirieran que un gran número de personas fueran internadas. Desde 2006, el mundo se ha visto afectado por los disturbios y el malestar social como consecuencia de las secuelas de la crisis económica. Desde el Reino Unido, Europa continental, Oriente Medio y África del Norte, casi todos los rincones del planeta ha experimentado la dislocación social. Ahora las autoridades de los EE.UU. se están preparando para tales eventualidades en casa, con los departamentos de policía más importantes como la policía de Nueva York realizando “ejercicios de movilización”, puestas en escena para entrenar a la policía a prepararse para los desórdenes civiles en los Estados Unidos.
Las advertencias y la preparación para los disturbios civiles en los Estados Unidos se han mencionado ya en multitud de ocasiones. Ya en 2008, tropas de EE.UU. que regresaban de Irak fueron destinadas a “patrullar en casa” con una de sus funciones que incluía la ayuda con “los disturbios civiles y control de multitudes”. En diciembre de 2008, el Washington Post informó sobre los planes de estacionar 20,000 soldados dentro de Estados Unidos con fines de “seguridad interior” a partir de septiembre de 2011 en adelante, como expansión de la militarización del país en preparación de los disturbios civiles potenciales después de un colapso económico total o un ataque terrorista masivo. Un informe elaborado ese mismo año por el Instituto Estratégico de la Escuela Superior de Guerra de EEUU advirtió que los Estados Unidos pueden experimentar disturbios civiles masivos a raíz de una serie de crisis a la que denominó “golpes estratégicos”.

“La violencia generalizada civil dentro de Estados Unidos obligaría al establecimiento de defensa para reorientar las prioridades in extremis para defender el orden interno básico y la seguridad humana”, dice el informe, escrito por el retirado teniente coronel Nathan freir, y agregó que los militares pueden ser necesarios para acabar con “la resistencia interna intencionada”. Los Estados Unidos tienen una continuidad con los planes del gobierno en caso de instalar la ley marcial declarada por el Presidente. Sin embargo, los detalles de esos planes han sido tan bien guardados que ni siquiera el diputado y miembro del Comité de Seguridad Nacional Peter DeFazio, que tenía la habilitación de seguridad necesaria, pudo ver el material cuando así lo solicitó en julio de 2007. Bajo los términos del la Ley de Centros de Emergencia Nacional o HR 645, introducida por primera vez en enero de 2009 y todavía en espera de pasaje, los campamentos de emergencia deben ser puestos a disposición para “cumplir otras necesidades apropiadas, según lo determine el Secretario de Seguridad Nacional,” un proceso abierto sin terminar que muchos temen podría significar la detención forzosa de ciudadanos estadounidenses en caso de disturbios generalizados después de una emergencia nacional o de un colapso económico total.

Con muchos estadounidenses convertidos ahora en “pre-revolucionarios” como resultado de su furia contra la administración Obama y los legisladores igualmente impopulares en Washington, los disturbios civiles potenciales no sólo brotan a partir de una clase marginada en la miseria, sino también de una clase media en declive. De hecho, el elitista Zbigniew Brzezinski advirtió a principios de este año que el descontento de la clase media causada por el descalabro económico pronto alcanzaría a los Estados Unidos. Tal vez por eso el Departamento de Seguridad Nacional está centrando cada vez más su aparato anti-terrorista en el estadounidense de clase media, presentándolo como terroristas doméstico en una serie de videos. Además, los manifestantes de los movimientos “ocupar” también se están caracterizando como terroristas. El hecho de que los campos de detención han sido construidos dentro de Estados Unidos y ahora están siendo equipados y preparados para situaciones de “emergencia” ya no puede ser ignorado o ridiculizado como una teoría de la conspiración. Kellogg Brown & Root deben ser totalmente transparentes y explicar donde están situados los  campamentos, lo que contienen, y en qué tipo de “emergencias” está previsto que se utilicen.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s