La Puerta de Sol, fractal de las plazas de la consciencia

Publicado: 23 mayo, 2011 en economía, manifestación, orden mundial, política
La Puerta de Sol,  fractal de las plazas de la consciencia
La fuerza del amanecer no está en la densa oscuridad de la noche, sino en el punto de luz que se extiende poco a poco, momento a momento, espacio tras espacio, desde el Este del Planeta hacia cada uno de los micro mundos que la conforman, sin violencia, respetando las circunstancias de cada lugar y “la hora” en la que se encuentra cada mundo.

De la misma manera, el amanecer de la consciencia es anunciada no por la avalancha de poderes económicos, políticos, sociales o religiosos, sino por aquel punto de luz que emerge sin imponerse, que ablanda las resistencias, que evidencia las nuevas formas, que despierta la esperanza, que anima la creatividad, que descubre poderes internos dormidos, que empuja a contar con los otros, a reconocernos iguales, a permitirnos expresar lo que sentimos y anhelamos, a decidirnos a reconocer nuestro poder para transformar las circunstancias, a nombrar lo que es esencial en el ser humano y lo que es una carga que desvía sus esfuerzos hacia el despertar y que hace tambalear sus intuiciones, cuando no a renunciar a su voz interior que le llama a SER, en cualquier ocasión.

Es El Sol el que protagoniza el amanecer del Planeta, es en la Puerta de Sol, el Punto Cero de España, donde ha comenzado un renovado hito de toma de conciencia, protagonizado por un sector de la población, el que está en su estadio de amanecer: los jóvenes. En ellos hay determinación, frescura, puesta en común, renovación de las formas de convivencia, apertura hacia todas las generaciones (niños y mayores).

La Puerta de Sol,  fractal de las plazas de la consciencia
Los convocados han puesto de manifiesto, y nos han recordado, los vínculos que nos hacen humanidad y las necesidades esenciales. Ellos nombran lo que ha sido oscurecido y ocultado, se ponen en pie y levantan los brazos hasta llegar a alcanzar los cielos que han sido negados por la domesticación y las inercias: los cielos de la libertad, de la solidaridad, del respeto, de la empatía con el otro siempre diferente; el cielo humano, el que hemos constituido a través de la consciencia que se ha ido desplegando poco a poco, con el correr de los siglos, casi siempre con esfuerzo y dolor. Esa negación nos ha obligado, hasta ahora, a ocultar nuestro corazón y nuestra inteligencia en una cotidianidad aberrante, dominada por el tener y abundando en el poseer hasta hacernos parecer unos autómatas sin Alma.

El despertar a esa realidad, que ha puesto en evidencia “El Amanecer de la Puerta de Sol”, no lo ocultará ya la circunstancia de que uno u otro partido haya ganado o perdido unas elecciones.

Los que han perdido tienen con ello la oportunidad de despertar “al amanecer” propuesto; de mirar con total libertad, la que le permite la pérdida del poder político (el más terrenal de todos los poderes, el que más ata los pies, las manos, el corazón y la razón). Esta circunstancia que les coloca en otra perspectiva les da la oportunidad de reconciliarse consigo mismo, de mirar desde dónde emerge el nuevo amanecer humano, el nuevo estadio de una consciencia planetaria. Es la mejor localización para poder escuchar los nuevos ecos que nacen, como bellos trinos, de madrugadoras aves, en esta primavera, anunciando una reconciliación humana más allá de las fronteras fijadas por las clases, las ideologías, los Estados, las culturas y las creencias.

Porque en “Sol” se ha puesto de manifiesto, también, que el mundo es uno y, de esta manera, el eco de sus voces ha llegado a todos los rincones de este pequeño planeta, sintetizando con sus actuaciones los otros ecos que se han producido ayer, y que se reproducen hoy, en otros lugares, a pesar de los últimos tiempos mal llamados de crisis económica.

Para los que han ganado, las elecciones claro, el camino hacia esa consciencia que amanece será más largo. La euforia de este momento les niega las evidencias de lo emergente y les hace mirar hacia el lado contrario. Hacia el lado de los votos conseguidos, ciertamente, pero los mismos que le ocultan el cieno con el que han sido construidos los pilares de “su triunfo”, sirviéndoles, los votos conseguidos, como justificación de las formas usadas para alcanzar el poder apetecido.

En esta circunstancia hay retos que son, a la vez, de todos. Para éstos, “los ganadores” circunstanciales, el aprender a mirar y a oír; para los demás, los que entraron en el juego y los que han destapado otras posibles maneras de convivir, el comprender el papel estimulador que juegan los primeros para afianzarnos en lo que queremos, para aclararnos en las formas que hemos de dar a nuestras acciones, para asegurarnos los pilares de los valores emergentes que se han puesto de manifiesto el 15 de mayo de la Puerta del Sol, del punto Cero de España.

Un punto cero que es “fractal” de todos los puntos ceros que configuran este Planeta Tierra y que está construido sobre la determinación de los corazones de todos los humanos y, de manera muy significativa, en los corazones de todos los niños que llegan a la vida y de todos los jóvenes que se incorporan con esa resolución a la vida social. Del dolor, la confusión y la incomprensión de hoy han de surgir las creaciones de mañana.

Alicia Montesdeoca Rivero
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s